Publicador de contenidos

Hidrogea conciencia a los usuarios sobre el valor del agua con la campaña para promover su consumo responsable

La nueva campaña, que promueve un consumo responsable del agua doméstica, está motivada, no solo por la época de sequía actual, sino por la llegada del verano cuando el consumo de agua en San Javier pasa de 187.000 m³ en invierno a un suministro de verano de 350.000 m3.

El alcalde José Miguel Luengo destacó la capacidad del municipio de San Javier para ahorrar en el consumo de agua “tanto en el sector agrícola, que fue pionero en el riego por goteo, como en el consumo doméstico”, durante la presentación de la campaña de Hidrogea, “El valor del agua”, por su director Javier Ybarra, en un acto celebrado en el salón de plenos del Ayuntamiento de San Javier con la asistencia de escolares y diversos colectivos locales.

Ybarra señaló la responsabilidad demostrada por los habitantes de San Javier donde, en el periodo que va de 2008 a 2017 se ha conseguido ahorrar un 18,6% de agua, con un consumo medio por habitante entre los más ajustados a nivel nacional. Asimismo señaló el rendimiento hidráulico (agua suministrada a la red y agua registrada) que es de un 89%, siendo de los más bajos de España, lo que hace que sólo se pierda un 11 por ciento en fugas y filtraciones, muy lejos del 30% que se pierde a nivel nacional.

La campaña “El valor del agua” pretende, de una manera muy gráfica, que los usuarios se den cuenta de la cantidad de agua que usan en gestos tan cotidianos como fregar los platos, lavarse los dientes, en una ducha o tirando de la cadena. Para ello se apela a pensar en botellas de 1 litro, para cuantificar la cantidad de agua que circula cuando dejamos el grifo abierto.

El publicista Jorge Martínez es el responsable de la campaña que se ha lanzado a nivel regional y que tiene como protagonista una botella con diferentes mensajes que nos muestran el agua que gastamos cada vez que abrimos un grifo. El público asistente se pudo llevar una botella de cristal de un litro vacía, con diferentes lemas en los que se informa que una ducha equivale a 90 botellas. Fregar los platos serían unas 75 botellas de litro, o tirar de la cadena 10 botellas. La presentación contó con un original concierto de música realizada con diferentes botellas de cristal llenas de agua y luz como único instrumento.